Sobre el autor

Ana es Community Manager en SwingLiving.com. Puedes seguirla en @SwingLiving

Publicado Bajo: Opinión, Principiantes

Para la anterior declaración no hay explicación más contundente: es amor. Lo es porque si tu pareja quiere verte con otro hombre/persona sólo puede significar que te respeta como individuo, a ti y a tus necesidades/fantasías.

sharing wife

En el swingliving esta declaración puede hacerla una hotwife, una esposa swinger, una mujer poliamorosa o cualquier otra mujer con una pareja liberal con suficiente autoestima para dejar la autoestima de su mujer florecer. Eso no puede ser más que amor.

Un hombre que comparte a su mujer ha entendido que ella no es otra de sus pertenencias. A pesar de lo que un primer pensamiento pueda afirmar, no es que él ya no la quiera o no la valore, de hecho es todo lo contrario. Sobre todo en el caso de los esposos cuckold, quienes ven en su pareja a la mujer más sexy, guapa, perfecta y que merece la admiración de todo el mundo.

Además, cumple con la sentencia: el que parte y comparte se queda con la mejor parte. Un hombre sin ego que vela primero por la satisfacción de su pareja y deja en segundo lugar la de él, ve recompensada su generosidad de forma multiplicada.

Que te compartan tampoco significa que tu esposo lo hace para salirse con la suya después. El mundo swinger no es una competencia ni tampoco tiene que ser una dinámica ojo por ojo, diente por diente. Regresando al ejemplo de los cuckold y las cuckquean, destaca la manera en que mantienen su castidad a toda costa y sólo se reservan para su pareja, pareja que por supuesto puede acostarse con quien quiera.

Principalmente, lo que ha entendido un hombre swinger es que no está compartiendo a su mujer como comparte sus juguetes, como si de una propiedad se tratara, sino sólo el tiempo que ella tomará del tiempo en pareja para salir a explorar su sexualidad más allá de su “monogamia social”. Porque tampoco posee su tiempo.

Si van comenzando y ella siente incomodidad porque él la quiere compartir sin ninguna muestra de celos, ¡felicidades! Cada vez están más cerca de superar el muro de los celos que no dejan vivir el mundo swinger plenamente. Que tu marido no muestre celos y además quiera que otros hombres te vean, te toquen y te hagan sentir placer, no significa que no le importas. Le importas tanto que te deja sentir sin limitarte.

Si tienen comentarios, sugerencias o inquietudes respecto del alguno de los temas que hemos tratado o que iremos abordando aquí en www.guiaswinger.com, pueden escribirme a ana@swingliving.com o info@swingliving.com. O dejar su comentario en este post. De cualquier forma, su comunicación será bien recibida.

Sobre el autor

Ana es Community Manager en SwingLiving.com. Puedes seguirla en @SwingLiving

Publicado Bajo: Opinión, Principiantes